Asma Felino: Síntomas y Tratamientos

El asma felino es la enfermedad respiratoria más frecuente en gatos domésticos y se estima que afecta  entre el 2 al 5% de las consultas en las clínicas veterinarias.

Como es de curso crónico y desarrolla cuadros intermitentes, a menudo es subdiagnosticada. Sobre todo en aquellas mascotas que se ven afectadas por los cuadros más leves de la enfermedad. Es un padecimiento muy similar al asma alérgico humano, donde interviene de manera decisiva el sistema inmunológico que es el responsable de la inflamación bronquial y los posteriores síntomas clínicos.

Causas

La presencia de elementos ambientales generadores de reacciones alérgicas, llamados “alérgenos” están cada vez mas presenten en la actualidad. Sobre todo en las temporadas de primavera y verano, donde el crecimiento explosivo del mundo vegetal satura el ambiente de alérgenos. Estos se trasladan con el viento y al no haber precipitaciones se mantienen flotando durante largo tiempo.

Es posible también, aunque en menor grado; que la razón que desencadene los cuadros sean entidades toxicas, irritantes o infecciosas.

También te puede interesar: Recursos para fortalecer la socialización de cachorros

Cabe destacar, que debe existir una susceptibilidad individual especial para desarrollar los cuadros. Ya que determinados elementos o sustancias para algunos individuos son altamente alergénicas y a otros les resulta totalmente indiferente. Puede presentarse a cualquier edad y a cualquier raza pero los gatos siameses de edad media o avanzada son los más comúnmente afectados.-

Síntomas del asma felino

Síntomas del asma felino.

La enfermedad produce una elevada producción de mucosidad en las vías aéreas y desarrolla un colapso o disminución de la luz de los bronquios. Lo cual genera una marcada dificultad para respirar y una marcada tos que los propietarios describen como ahogos.

¿Cómo detectar estos síntomas?

Los gatos suelen quedarse quietos e inapetentes ante la falta de aire, la cual les quita su capacidad de tolerar el ejercicio. En ocasiones, los cuadros muy graves redundan en respiraciones dificultosas a boca abierta. Algo que no es común de observar por lo general en los felinos sanos.

El gato domestico casi siempre está excedido de peso o es obeso y realiza poca actividad física, lo cual retarda la aparición de los signos clínicos o la detección de estos síntomas por parte del propietario.

Este es un punto crucial ya que el propietario del animal puede haber notado el descenso en la actividad física del animal pero haberlo atribuido al incremento de peso o viceversa, por ello pueden pasar desapercibidos los signos respiratorios.

¿Cuál es el síntoma principal del asma felino?

El síntoma principal es la tos crónica, que en los felinos se presenta generalmente de forma discreta, aunque en los asmáticos es típicamente más sonora y notoria y puede ser confundida por el propietario con arcadas, ronquidos, estornudos o disnea. Algunos pacientes no tosen, pero presentan repentinos episodios de dificultad respiratoria, los cuales tienen un origen repentino e inexplicable.

Tratamiento del asma en gatos

Tratamiento del asma felino.
Fuente: Kittentoob

La cura del asma felino es prácticamente imposible, salvo que se identifique uno o los pocos alérgenos e irritantes que desencadenen la signología. Se pueden establecer algunas medidas ambientales en el hogar para el tratamiento de los gatos con asma:

  • Es importante evitar los irritantes ambientales como humo, tabaco, polvo, aerosoles, sahumerios, velas aromáticas.
  • Poner filtros en los aires acondicionados.
  • Tener especial cuidado con el material de las bandejas sanitarias.
  • Ventilar los ambientes.
  • Pasar la aspiradora con frecuencia,
  • Evitar levantar polvo al limpiar el hogar.
  • No generar cambios bruscos de temperatura en el hogar (uso excesivo del aire acondicionado).

Es fundamental el control de peso o su reducción en aquellos pacientes que así lo requieran. Ya que los depósitos de grasa intrabdominales e intratorácicos constituyen de por sí un obstáculo para la respiración normal.

También te puede interesar: Enfermedades Respiratorias de perros y gatos

El tratamiento farmacológico lo establecerá el médico veterinario que dependerá de la gravedad del cuadro. Es común el uso de los aerosoles inhalados con corticoides y broncodilatadores. En los casos muy graves será necesario sumar internación y oxigenoterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *