Dormir con mi perro: ¿Es buena o mala idea?

Comparte este post:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Es común que muchas personas duerman con sus mascotas. Y siempre se plantea el dilema sobre la siguiente pregunta ¿Es malo dormir con mi perro? Aquí debemos separar dos cuestiones importantes. Primero el aspecto de nuestra salud, tanto en el plano sanitario como el emocional. Y el segundo aspecto está en el plano del comportamiento animal.

¿Dormir con mi perro puede afectar mi salud?

A menudo escuchamos que no es higiénico dormir con animales, pero no es así. Ya que si la mascota está limpia, posee los correspondientes controles sanitarios y se encuentra correctamente desparasitada, externa e internamente, no constituye un problema; excepto para personas inmunodeprimidas o alérgicas. Por otro lado, los relatos de las personas que duermen con sus mascotas, ponderan esta costumbre. La mayoría destaca que les otorga compañia, calidez y relajación en el sueño; como la que otorga dormir con un hijo pequeño. A esto se le suma a la sensación de control y vigilancia que le ofrece la mascota. La mayoría de ellos relata una cierta tranquilidad al hacerlo y no está en sus planes modificar esa conducta.

Las características de dormir con mi perro.

En apoyo a esa teoría, investigadores del Centro de Estudio del sueño de la Clínica Mayo de Estados Unidos desarrollaron un estudio que utiliza dispositivos en el collar de perros que dormían con sus dueños, los cuales registraban toda la actividad nocturna durante el descanso y un registro que el propietario llenaba al despertar, relatando los eventos nocturnos y la calidad del descanso que experimento.

Los propietarios experimentaron una media de satisfacción en el sueño del 81%, mientras que las mascotas alcanzaban un 85% de eficacia. Valores por encima de 80% de eficacia en el sueño se consideran satisfactorios. Las personas dormían sensiblemente mejor cuando el perro estaba en la habitación pero no sobre la cama, mientras que no había cambios en los registros de descanso de los animales tanto si durmieran en algún lugar de la habitación o sobre la cama misma.

Comportamiento animal

¿Dormir con mi perro es bueno?

En medicina veterinaria, los etólogos sugieren que en determinadas razas, sobre todo aquellas de guardia y defensa, resulta más prudente que el descanso no lo realicen en la cama del propietario y, preferentemente, fuera de la habitación y en un lugar alejado de la misma. Esto radica en el hecho de que en ciertas razas se debe controlar mucho la jerarquía. Ya que si el perro (sobre todo si es macho) alcanza un rango jerárquico de líder, resulta más difícil controlarlo. Seguramente se nos va a complicar evitar que se enoje cuando nos opongamos a sus deseos o caprichos.

Dentro de los lineamientos generales debemos evitar que el perro escale en el rango jerárquico. Para esto no debemos permitir que se alimente junto a nosotros ni que duerma en nuestra pieza. Mucho menos en la cama, porque al hacerlo le estamos dando prerrogativa de líder. Y por lo tanto luego no debemos enojarnos si se niega a que lo bajemos de la cama, ya que en definitiva él es el dueño de la misma.

También te puede interesar: La caída de pelo en perros: ¿Por qué ocurre?

En conclusión, ¿es bueno o malo dormir con mi perro?

Como vemos, si nos gusta, lo disfrutamos y seguimos determinadas pautas, es posible y hasta positivo descansar con las mascotas ya que ellas son un miembro más de la familia.

Comparte este post:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *