▷ Ansiedad:【Síntomas,Trastornos y Tratamientos】

Alrededor de un 20% de las consultas psicológicas son por temas relacionados con la ansiedad. Por eso, vamos a explicarte qué es la ansiedad y cómo puedes identificarla.

La ansiedad no es dañina en sí misma y se define como una emoción normal, como la tristeza o la alegría. Está en nuestro organismo porque nos prepara y nos protege ante situaciones que pueden ser potencialmente peligrosas.

Imaginemos que estamos en la selva y aparece un león, si no sintiéramos miedo y ansiedad probablemente el animal vendría y nos comería. Es decir la ansiedad sirve para algo, ¿para qué? para movilizarme hacia las dos conductas que me pueden salvar la vida, en este caso que estamos hablando del león serían escapar o luchar.

¿Qué sucede en nuestro cuerpo cuando tenemos ansiedad?

Cuando tenemos ansiedad en nuestro organismo van a producirse un montón de cambios, precisamente para prepararnos para esa respuesta de lucha o de escape. Uno de los primeros síntomas que vamos a notar es cómo se acelera nuestro corazón. El cual va a empezar a bombear sangre muy deprisa porque necesitamos movilizar mucho oxígeno en las extremidades.

Trastornos de ansiedad

Otra cosa que podemos notar es una sensación de ahogo, debido a que nuestra respiración se acelera. Otro de los cambios que sucede es que lo que no es realmente necesario para la supervivencia en ese momento se paraliza, por ejemplo la función vital relacionada con la digestión. Es decir, que si yo en ese momento estoy haciendo la digestión se va a detener y más adelante cuando todo vuelva a la normalidad continuará.

El siguiente cambio está relacionado con la visión. ¿Qué sucede? vemos con menos calidad, es decir tenemos una visión más turbia, pero a su vez el campo de visión se amplía para poder ver si hay otro peligro alrededor, a lo mejor no hay solo un león quizás hay otro que me está amenazando por detrás.

Todos estos cambios que están sucediendo son naturales, es decir son fisiológicos y nos sirven para algo. Muchas veces las personas ansiosas los identificamos como potencialmente peligrosos creemos que nos va a dar un infarto, que nos vamos a desmayar o que nos vamos a marear. Pero nada más lejos de la realidad ya que la ansiedad sirve para ayudarnos.

¿Cuáles son los principales síntomas de la ansiedad?

Como decíamos la ansiedad provoca una serie de cambios fisiológicos ¿y qué síntomas puede sentir una persona que tiene una ansiedad elevada? Los síntomas son taquicardia, sensación de ahogo, visión borrosa, mareo, náuseas o vómitos, parestesias en las extremidades, es decir una sensación de hormigueo o que se nos están durmiendo las manos. Todos estos síntomas lejos de ser peligrosos nos están preparando para una respuesta adaptativa.

¿Cuándo la ansiedad es peligrosa?

¿Cuándo es peligrosa la ansiedad?

Cuando es patológica. La ansiedad en sí misma como decíamos no es mala, pero si se presenta ante situaciones de la vida cotidiana, situaciones normales que no son potencialmente peligrosas, o si ante una situación que exige ansiedad termino con una reacción muy desproporcionada, entonces tengo un problema de ansiedad.

 

Además de los síntomas físicos, la ansiedad tiene muchos síntomas a nivel psicológico. Estos no son tan fácilmente reconocibles, pero están provocados igualmente por la ansiedad. Pueden ser por ejemplo, las rumiaciones, pensamientos intrusivos que no me puedo quitar de en medio, preocupaciones constantes y también otros síntomas relacionados con la tensión, la concentración y la memoria.

La ansiedad patológica, los trastornos de ansiedad son muy incapacitantes y provocan mucho malestar en quien los padece, por eso a menudo a largo plazo la persona acaba teniendo síntomas depresivos o directamente una depresión.

Los trastornos de ansiedad

El cesto de la ansiedad es muy amplio, en él caben muchos trastornos distintos y todos están relacionados con la ansiedad. En primer lugar, la ansiedad generalizada , en la cual lo que siente la persona es una preocupación excesiva por aspectos normales de la vida cotidiana.

Otro trastorno de ansiedad muy común es el trastorno de pánico. En el cualla persona ha sufrido algún ataque de pánico, es decir un momento puntual en el que ha tenido muchísima ansiedad y a partir de ahí empieza a tener miedo de que ese ataque de pánico vuelva a suceder.

Los trastornos de pánico pueden presentarse con o sin agorafobia, cuando se añade esta última hay un miedo especial a salir de casa o a estar rodeada de mucha gente ya sea en sitios muy abiertos o por el contrario muy cerrados.

La fobia social es un trastorno de ansiedad..

Fobia Social

La fobia social también es un trastorno de ansiedad, en este caso la ansiedad se focaliza en temas relacionados con el contacto con la gente, cuando tengo que estar en un grupo de amigo, en una reunión social o relacionarme con personas del sexo opuesto ahí es cuando siento ansiedad, miedo o un temor intenso.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Otro trastorno de ansiedad es el trastorno obsesivo-compulsivo, en este caso la persona desarrolla una serie de compulsiones o de conductas ritualizadas destinadas a minimizar la ansiedad. Es decir cuando siente ansiedad por algo empieza a realizar una acción especifica, por ejemplo un lavado compulsivo de manos. También hay una parte de pensamiento mágico o relacionado con el tema de las compulsiones, a veces piensan que por tocar tres veces la estantería al pasar no va a suceder nada malo ese día

¿Qué tratamientos se pueden utilizar para la ansiedad?

Los tratamientos de la ansiedad suelen ser combinados. Un tratamiento farmacológico cuando es necesario, eso lo determina el psiquiatra. También tratamiento psicológico (psicoterapia) y luego auto-cuidados, cosas que podemos hacer en casa nosotros para ir controlando y disminuyendo la ansiedad.

¿Cómo manejar la ansiedad en el hogar?

Ahora vamos a hablar sobre las estrategias que podemos hacer en casa para manejar la ansiedad.

Controlar la ansiedad haciendo ejercicio,

Ejercicio físico

Como comentábamos la ansiedad tiene un componente físico. En primer lugar vamos a utilizar el deporte, el ejercicio aeróbico para calmar el cuerpo, para relajarnos.

Cualquier tipo de ejercicio aeróbico nos sirve, puede ser cualquiera de los que realizamos en el gym. Ya sea spinning, aerobic, tbc o simplemente una actividad al aire libre, como salir a caminar por ejemplo.

Todo esto va a producir una serie de cambios en nuestro organismo que van a ser incompatibles con la respuesta de ansiedad.

Es decir que cuando yo siento cansancio físico, mi musculatura se relaja y así desaparece esa tensión que me produce la ansiedad. En este proceso además el cerebro segrega endorfinas, lo cual va brindarme una sensación de calma y bienestar.

Técnicas de relajación

Otra estrategia que tenemos que tener en cuenta o que podemos utilizar son las técnicas de relajación. Estas van igualmente encaminadas a controlar los aspectos físicos de la ansiedad y a esos síntomas tan molestos que nos hace sentir.

Para ello podemos utilizar técnicas que manejemos nosotros individualmente en nuestra casa o acudir a algún centro a aprender yoga, pilates o técnicas de meditación.

¿Qué podemos hacer en casa para manejar la ansiedad?

Podemos aprender respiraciones diafragmáticas, técnicas de relajación muscular. Para esto nuestro terapeuta nos va a dar indicaciones y la manera en que mejor podemos usar estas técnicas para reducir esos niveles.

La higiene del sueño

La ansiedad y la higiene del sueño

Otro aspecto que vamos a tener en cuenta a la hora de reducir nuestros niveles de ansiedad es la higiene del sueño. Tener unos correctos hábitos de sueño nos va a ayudar a descansar mejor por la noche y así poder afrontar el día de otra manera.

¿A qué nos referimos con los hábitos de sueño o la higiene del sueño?

Esta relacionado a todo lo que hacemos a la hora de irnos a dormir. Desde tener un horario fijo para acostarse o levantarse, la temperatura de la habitación o lo qué hacemos antes de dormir. Por ejemplo ponerme a jugar videojuegos o ver televisión no son una buena opción porque son actividades estimulantes y no me van a ayudar a conciliar el sueño. Lo más adecuado es un baño relajante o un vaso de leche caliente, para ir poco a poco bajando el nivel de activación.

Una cosa muy importante también que hacemos a menudo antes de acostarnos es repasar mentalmente todo lo que nos ha pasado durante el día o por el contrario planificar las actividades del día siguiente. Estas son actividades que deben ser dejadas para otro momento del día porque sino nos vamos a acostar en un estado de activación, con preocupaciones, rumiaciones, etcétera y es lo último que queremos.

La alimentación

A parte de la higiene del sueño, tenemos que abordar también la alimentación. Muchas veces las personas no somos conscientes de cómo afecta la alimentación a nuestro estado de ánimo. En el caso de la ansiedad, los síntomas de nerviosismo y de inquietud están muy presentes. por lo tanto no es buena idea abusar de estimulantes como la coca-cola o el café.

Si durante la tarde, por ejemplo, bebemos tres o cuatro cafés o nos bebemos tres latas de coca-cola lógicamente vamos a alterar el ritmo de sueño y todo eso nos va a producir muchos síntomas de ansiedad.

También te puede interesar: 7 Alimentos para subir las defensas del organismo

Hasta ahora hemos estado hablando de qué estrategias podríamos llevar a cabo para controlar un poco los aspectos físicos de la ansiedad, ahora vamos a hablar de la parte cognitiva, la parte relacionada con las preocupaciones constantes, con las rumiaciones y los pensamientos intrusivos.

Control del estrés

En primer lugar un buen manejo del estrés es muy importante porque cuando mantenemos niveles altos de estrés es probable que tengamos más ansiedad. Las estrategias para controlar el estrés van encaminadas a organizarse mejor, a planificarse, a saber qué cosas hacer en cada momento, etcétera.

La detención del pensamiento

Otro aspecto importante es elegir un momento para preocuparse. Las personas ansiosas, a menudo, están todo el tiempo preocupándose por algo y buscando soluciones a sus problemas o a las cosas que les preocupan o que les asustan. Por eso una buena estrategia es la detención del pensamiento, la cual nos va a servir para postergar el momento de preocuparse a un determinado momento que elijamos durante el día. De esa manera vamos a empezar a tener un poco más de control,

La detención del pensamiento y la ansiedad.

¿Pero cómo hacemos eso?

Es muy fácil decirlo, pero más difícil es ponerlo en práctica. En primer lugar podemos elegir una palabra como “stop” o “para ya” o “detente” cuando veamos que estamos metidos en esa cadena de preocupaciones decimos nuestra palabra “stop” y postergamos esa preocupación para el momento que hayamos elegido durante el día.

Por ejemplo,un buen momento puede ser al mediodía o en un descanso del trabajo. Es preferible que no sea por la noche por lo que comentábamos antes de que no debe alterar el sueño.

En ese momento de preocuparnos vamos a poner toda nuestra energía a pensar en nuestras cavilaciones y las cosas que nos preocupan. Puede sernos de utilidad hacerlo por escrito. Una vez hecho esto repetimos el proceso durante el día (si es necesario) y postergamos las preocupaciones para otro momento.

Técnicas de distracción

Otra técnica que podemos utilizar para manejar los pensamientos intrusivos son las técnicas de distracción. Estas van encaminadas a captar toda nuestra atención.

Esto quiere decir que si ponemos toda nuestra atención en una tarea determinada no tenemos capacidad de estar preocupándonos por algo ¿que técnicas podemos utilizar? una llamada puede ser una buena opción, porque cuando estás hablando por teléfono con una persona ya no tienes capacidad de pensar en nada más.También puedes leer un libro, hacer un sudoku o ver un vídeo.

Tambien te puede interesar: La importancia de vivir en coherencia

En fin, un montón de actividades que requieran mucha atención por nuestra parte. Podes probar varias estrategias y ponerlas en marcha cuando tengas ansiedad o muchas preocupaciones e ir viendo cuál es la que mejor te funciona.

Mantener una vida social activa

Consejos para la ansiedad

Para terminar me gustaría recalcar la importancia de mantener una vida social activa, en general las personas cuando tienen trastornos de ansiedad y un estado de ánimo depresivo suelen dejar de hacer actividades placenteras, dejan un poco de lado esa vida social que tanto beneficio nos reporta.

Por ello, es importante que hagamos un esfuerzo activo para salir con amigos, mantener activos nuestros hobbies y nuestras aficiones. También es muy recomendable mantener un contacto con la naturaleza, lo cual nos va a reportar una gran sensación de bienestar.

Hasta aquí llegamos. esperamos que te haya gustado y te haya sido útil este articulo sobre la ansiedad, no olvides compartirlo en tus redes sociales. Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *